consejos-estudiar-en-verano Consejos para estudiar este verano.

Ser opositor es una tarea muy dura en condiciones normales. Pero cuando se juntan los retrasos en las convocatorias, la incertidumbre del examen y los calores del verano puede convertirse en algo realmente insoportable. 

Aquí os dejamos una serie de consejos para sacar provecho de vuestro estudio y no morir en el intento. 

  • Elige una hora para empezar a estudiar y respétala. Se rinde más estudiando por la mañana, tras el desayuno. Trata de empezar a las 9 o las 10 (no más tarde). Respeta las horas de sueño y no te acuestes muy tarde. 
  • Organiza tu tiempo. Hazte un horario realista… y cúmplelo. No te creas supermán y quieras estar 14 horas estudiando, pero tampoco vayas de flojeras. Pon un horario cómodo pero exigente. Pruébalo una semana y corrige a la siguiente lo que no funcione. Lo mejor es que escribas el plan y el horario que te hayas marcado y lo tengas a la vista en tu cuarto para consultarlo. 
  • Elige un lugar de estudio tranquilo y cómodo. Preferiblemente un sitio fijo: tu habitación, el salón de tu casa, una biblioteca… El lugar debe ser tranquilo, sin ruidos y con suficiente ventilación para no pasar calor. Ponte cómodo para estudiar, con ropa ligera, postura relajada y con buena luz. 
  • Ten a mano todo el material. Para centrarte bien en los estudios y no levantarte continuamente a buscar o coger libros, cuadernos y apuntes, ten a mano todo lo que necesitas preparándolo el día anterior. No tengas el ordenador conectado, a no ser que lo necesites para estudiar. Si es así, apágalo inmediatamente después de usarlo. 
  • Evita las distracciones. En tu mesa o en tu lugar de estudio no debes tener nada que te distraiga. Si es preciso, sácalas de tu cuarto. Evita tener a mano el móvil, el mando de la tele, la consola… Si estudias con música, selecciona aquella que no te distraiga. 
  • Cuida tu vista. Tus ojos también necesitan un descanso, así que, durante las pausas, mejor no pasar a pantallas de móvil o de tableta. Durante las largas jornadas de estudio se debe mirar unos segundos en otra dirección, desenfocar y relajar la vista
  • Respeta el tiempo de estudio. Dile a tu familia y amigos que no te interrumpan mientras estudias y trabajas. 
  • Sigue una rutina en las sesiones de estudio. Empieza a estudiar los temas que consideres de dificultad media, sigue con lo más difícil y acaba con lo más fácil, estarás más cansado. Comienza con un vistazo general de los temas para tener una idea de lo que tienes que estudiar. 
  • Haz descansos de 5 minutos cada hora para beber agua, estirar las piernas o despejarte un poco. Si haces pausas muy prolongadas, perderás la concentración y no aprovechas el tiempo. Repasa todos los días. Al acabar la sesión de estudio, dedica cada día 15 o 20 minutos a repasar todo lo que has visto. Es un vistazo general para tratar de entrenar tu cerebro. 
  • Come bien. Una dieta desequilibrada puede hacer que nuestro sistema nervioso no funcione correctamente. Pero también hay alimentos que podríamos decir “anti estrés” como el agua, frutos secos, espinacas, plátano o leche. 
  • Haz ejercicio físico. Evita las horas de más calor, pero no pierdas de vista que “mens sana in corpore sano”. Un deporte muy apropiado para el verano es la natación. Tonificarás tus músculos y fabricarás endorfinas que te harán sentir muy bien. ¡Y fresquito! 
  • Date un premio a tu esfuerzo semanal y disfruta también del verano, al menos un día entero del fin de semana. El descanso es completamente necesario. Si te organizas bien hay tiempo para todo. 

¡ÁNIMO! SEGURO QUE MERECERÁ LA PENA

Categories:

Tags:

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Call Now Button